Ágatha Ruiz de la Prada ha estado en El Hormiguero haciendo balance de su último año, cuando cumple ahora su primer aniversario desde que se separase de Pedro J. Ramírez.

Mucho más delgada, la diseñadora asegura que hubo un antes y un después a partir de ese momento: “Yo antes no hubiera venido a tu programa”, le confesaba a Pablo Motos, “y ahora estoy feliz de estar aquí. Ahora hago cosas que antes no hacía, como pedirte que me trajeras a tu programa”.

Asegura que desde la ruptura de su relación tras 30 años juntos, se siente mucho más libre: “Hago más cosas. Hago cosas que antes no hacía. Estoy mucho más contenta, y más natural. Ahora todo me divierte, antes también, pero ahora como que vibro más con todo, estoy más emocionada”.

Aun así, recuerda lo desagradable que fue la ruptura, cuando hacía tan sólo tres meses que se habían casado: “Quiero preguntarle por qué no me lo dijo el día de la boda. Yo no me quería casar, mis padres estaban separados y eso me da como pereza”.

Finalmente, llegó el momento: “Tres meses después de la boda me dijo que igual deberíamos separarnos. Me lo dijo trayéndome el desayuno a la cama. Este domingo va a hacer un año y lo voy a celebrar. No te voy a decir cómo, pero va a ser la bomba”.

Ruiz de la Prada dio además todos los detalles de ese momento: “Yo venía de un viaje bastante largo. El viernes a mediodía estábamos abrazados y el sábado a las 10 de la mañana me lo dijo. Me quedé flipada, pero no dije nada. Estaba bajo estado de shock, me fui y comí con él en la cocina. Creo que había ido a ver a esta chica. Me preguntó que qué decía de lo que me había contado esa mañana. Y ya no he vuelto a hablar con él nunca más.