Adriana Abenia con su cicatriz

Hace unas semanas, Adriana Abenia reveló que le habían operado  de un tumor en el cuello que le había dejado temporalmente sin voz. A pesar de que fue un gran susto para la presentadora, pues por su trabajo sería todo un hándicap no poder hablar, poco a poco se recuperó y ahora nos ha mostrado orgullosa la cicatriz de su cuello.

Ha sido en el blog que escribe en 20 minutos y bajo el título "Mi cicatriz de chica mala" donde nos ha contado cómo se siente con esta nueva marca en su cuerpo: "Ahora que me han abrochado por el cuello, siento que me posee el espíritu rebelde de Bonnie and Clyde. Me veo a mí misma como una chica mala que escribe con su dedo índice en el vaho de un espejo y roba en gasolineras, pequeños bancos y en tiendas de alimentación", comenta.

Una sensación que muchas veces le impide realizar con normalidad actividades cotidianas, como dormir o ir a la peluquería: "Aún me impresiona tocarme el cuello y ayer dormí por primera vez de lado, toda una proeza, ya que hasta ahora lo había hecho como si fuera a apretar el gatillo en cualquier momento: recta, con las manos sobre el pecho y prácticamente sin respirar".

Y aunque asegura que "a la gente le da morbo que le hable de mi cicatriz", Adriana ha decidido compartir dos fotos enseñándosela al mundo para demostrar que no tiene complejos y que siente la marca "como una medalla que te acerca ese sentimiento de valentía". Además, reconoce que "las cicatrices confieren cierto atractivo que no logro explicar". ¡Pues claro que sí!