Adriana Abenia se ha puesto nostálgica y ha compartido sus pensamientos con sus seguidores en las redes sociales. La presentadora ha publicado un post donde habla del duro paso de los 20 a los 30, y es que, según ella, aunque nos empeñamos en pensar que los años no influyen, y que todo es cuestión de actitud, los años pesan. "Tantos años deseando ser eternamente joven, (...) y, de repente, nos topamos con inequívocos detalles a nuestro alrededor que confirman que nos hacemos mayores", escribía la presentadora.

Al parecer, Adriana ha dejado de usar el suelo del metro para sentarse, y ya no cede su asiento, no es igual de ágil y los años se notan en sus huesos, los más jóvenes andan más rápido que ella, y ya no se fija en los jóvenes con carpeta, sino en los que lucen melenas canosas. "Cuando los años pasan empezamos a fardar de guisos, en lugar de conquistas, mientras sacamos a relucir demasiadas veces nuestra etapa de gallos y gallinas folladores para que no caiga en el olvido", escribe en su post.

Está claro que a Abenia le pesan sus 32 años y que ahora abandona un poco su espontaneidad con la que conquistó a la audiencia para ser mucho más reflexiva. Además, últimamente destaca por sus reivindicaciones y es que hace un tiempo se quejaba de la presión que sufren las mujeres de cierta edad para ser madres, y ahora dedica su última publicación a una reflexión sobre el paso de los años, porque es cierto eso de que 'no pasan en balde'. Las palabras de Adriana parece que ponen fin a la etapa de veinteañera para asumir que ya ha pasado la treintena.