Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro han sido un éxito rotundo. Los aficionados al deporte han podido ver como sus países luchaban por llevarse la codiciada medalla a casa. Sin embargo, los Juegos Paralímpicos no han conseguido acaparar la atención de público por lo que Vogue Brasil ha decidido lanzar una campaña, bajo el lema 'todos somos paralímpicos', que no se ha librado de la indignación de los deportistas de dicha categoría.

La revista ha utilizado como protagonistas del reportaje a Cleo Pires y Paulinho Vilhena, dos conocidos actores de Brasil y Embajadores del Comité Olímpico Brasileño. El problema viene cuando las fotografías han sido editadas con Photophop para representar a Bruna Alexandre, jugadora de tenis de mesa paralímpica, y a Renato Leite, de voleibol sentado.

Los más críticos con la campaña consideran que deberían haber utilizado a deportistas discapacitados de verdad y no servirse de dos personas populares. El director de la sesión de fotos considera que han conseguido el objetivo deseado: que se hablase del evento deportivo.