Shakira sufrió, y de qué manera, durante El Clásico que se vivió el sábado pasado que enfrentaba al equipo de su chico, Piqué, el FC Barcelona, con el Real Madrid.

La colombiana pudo ver el partido desde las gradas, pero lo vivió con tanta intensidad que sus caras eran un auténtico poema. Del enfado a la euforia, pasando por el sufrimiento, además de saltos y gritos, la de Barranquilla demostró sin pudor cómo se sentía durante los 90 minutos que duró el encuentro, tal y como podemos ver en las imágenes del Daily Mail.

Shak, desde luego, no fue consciente de que su emoción estaba siendo captada por las cámaras. Y aunque el subidón fue máximo cuando el equipo de Piqué metió un gol, poco le duró la alegría puesto que poco después el Madrid también metía un tanto, quedando el partido en empate.