Ricky Rubio ha decidido cumplir una promesa que le hizo a su madre antes de fallecer. La madre del jugador de baloncesto fue diagnosticada de cáncer de pulmón en 2012, y tras una lucha muy dura durante 4 años, la enfermedad terminó ganándole la batalla en 2016.

Sin embargo, el deportista le hizo una promesa: crear una Fundación que ayude a las personas enfermas de cáncer. Y a día de hoy puede afirmar orgulloso que ha cumplido con su palabra.

Un proyecto en el que se implica personalmente y gracias al cual ayuda a muchas personas.