Aunque ser el rey de la raqueta ocupa la mayor parte de su tiempo, Rafael Nadal tiene una afición en la que le encanta invertir sus ratos libres. Siempre que tiene unos días, el deportista se sube a su barco para navegar y pescar en alta mar. Tanto es así, que Rafa ha decidido darse un caprichito y se ha comprado un impresionante yate con el que podrá surcar las aguas con todas las comodidades del mundo.

Fue el pasado mes de septiembre cuando Nadal, junto a su novia Xisca Perelló, acudió al salón náutico de Cannes, Francia, para comprar su nuevo barco, el cual escogió entre más de 600 modelos de gran eslora. La embarcación es un modelo de la firma Monte Carlo Yachts de 23 metros de eslora y no fue hasta el pasado viernes cuando llegó hasta el Club Náutico de Porto Cristo, en Palma, junto a su nuevo dueño.

El Monte Carlo Yachts 76 goza de una buenísima fama en el grupo francés Beneteau y se trata de una embarcación de corte clásico. El precio del barco, que ha sido bautizado como Beethoven, se estima a partir de unos 2,5 millones de euros, tiene una autonomía de 310 millas y alcanza una velocidad máxima de 32 nudos.

El nuevo yate de Rafa, que dispone de una zona chill out en la cubierta, un dormitorio de lujo, una cocina independiente y otra americana junto al salón, sustituirá al antiguo barco del tenista, un modelo del astillero italiano Fairline de 62 pies al que llamó Avanti y que desde hace unos meses está a la venta.