Miguel Torres se ha visto envuelto en la polémica por una foto que publicó en sus redes sociales de cena con unos amigos en Madrid mientras está de baja y su equipo, el Málaga, iba perdiendo contra Las Palmas. Una imagen que no ha sentado nada bien a la afición ahora que el club no pasa por un buen momento.

De ahí que se convocara una rueda de prensa urgente en la que Torres ha salido al paso de las críticas: "En estos momentos tengo una repercusión doblemente fuerte". Y, tras eliminar la foto de sus redes sociales, quiso dejar clara su posición al respecto: "Mi perfil tampoco es que sea de sobreexposición. Las redes son una herramienta muy útil, pero también son un arma de crítica fácil y de falta de respeto. Vivo con muchas etiquetas difícil de quitar por la imagen que puedo dar, pero tengo la conciencia tranquila".

Al ser preguntado por su amistad con Paula Echevarría, con la que se le ha relacionado durante las últimas semanas, Miguel aseguró que no tenía “nada” que decir. Pero respecto a las preguntas sobre su vida privada declaró: "Es una época mala en el equipo, creo que esto falta un poco al respeto, ¿no?".

El futbolista quiso desahogarse después a través de sus redes con un texto en el que revelaba cómo se siente en estos momentos: “Al futbolista lo quieren y lo dejan de querer semanalmente, por eso es tan arisco, tan desconfiado. Por eso la vanidad a veces lo invade”.