Esto sí que es una fiesta: musicón a tope, chicas en bikini, mucho calor, una piscinita y cócteles de todo tipo y sabores... La verdad que el mejor nadador de todos los tiempos, Michael Phelps, no se lo monta nada mal. Y es que, entre entrenamiento y entrenamiento, el norteamericano también tiene tiempo para fiestas.

Así de animado y disfrutando como si se tratase de la única fiesta a la que ha asistido el nadador, pudimos ver a Phelps. El deportista disfrutó de un día de lo más divertido al alcance de muy pocos en el prestigioso ‘Club Encore Beach’ de Las Vegas, ¡Casi nada!

Para dar la bienvenida al calorcito, el casino no reparó en gastos supo estar a la altura de las circunstancias dejando un buen sabor de boca... Pero la realidad es que Phelps debió echar de menos el agua, donde pasa más tiempo que en tierra firme y no dudó en tirarse junto con el resto de sus colegas.