Parece que el número 7 tiene algún significado para Marc Gasol y Cristina Blesa. Y es que el recién estrenado matrimonio eligió el domingo 7 del 7 a las 7 de la tarde para convertirse en marido y mujer.

La pareja eligió una antigua villa romana de la ciudad de Gerona para celebrar una boda invadida de medidas de seguridad para evitar a los medios. Pero ya sabemos que no hay nada que les guste más a los paparazzis que un reto y, aunque fue un difícil desafío, no hay nada imposible para un 'objetivo avispado'. Gracias a él, podemos ver unas instantáneas de los novios sentados sobre el césped, y otras en las que Marc cogía en volandas a su ya mujer mientras ella abría los brazos muy a lo 'Dirty Dancing'... Vamos, un book nada convencional.

Y es que simplemente con ver en el vestido elegido por ella, Cristina de clásica más bien poco. La novia optó para su gran día un diseño en dos colores: la parte de arriba era blanca y de manga corta, cuello cerrado y transparencias, mientras que la falda, muy vaporosa, verde manzana... Parece que Cristina quiso convertirse en princesa 'Disney' por un día. Por su parte, Marc Gasol optó por un clásico traje con chaleco en color beige.

Aunque todos los detalles se mantuvieron en el más absoluto secreto, sabemos que fue una boda civil, que una vez finalizada se ofreció un cóctel a los invitados y después una cena en la que no faltaron los productos de la tierra. Como tampoco faltaron muchos de los compañeros del pívot de los Memphis Grizzlies como fue Jorge Garbajosa, Juan Carlos Navarro, Fernando Sanemeterio, Ricky Rubio, que llegó con sus padres y Sergio Rodríguez.

El que no podía faltar fue el hermano del novio, Pau Gasol, que estuvo acompañado de su novia Silvia López y que publicó un Twitter en el que avisaba: "Hoy se casa mi hermano".