Georgina Rodríguez no quiso perderse el partido del Real Madrid contra el Málaga, y acudió al palco del Santiago Bernabéu acompañada por su suegra, Dolores Aveiro, y Cristiano Jr a ver jugar al equipo de Cristiano Ronaldo contra el Málaga.

La familia vivió momentos de máxima tensión cuando el portugués lanzó un penalti. Tanto es así que hasta la propia madre del jugador blanco se dio la vuelta para no mirar cuando su hijo chutase.

Justo cuando CR7 marcó gol, Georgina no dudó en darle un manotazo a su suegra para que se volviera y disfrutara del tanto que había metido su niño. Y es que la señora estaba tan ‘acojonada’ que se lo estaba perdiendo, por lo que su nuera le avisó, y de qué manera, en cuanto la pelota atravesó la portería.