Dani Alves está disfrutando de unas vacaciones de ensueño junto a Joana Sanz, la modelo con la que se casó en secreto el verano pasado en Formentera. La pareja se encuentra en Maldivas, tal y como muestran en sus respectivas redes sociales. En una exclusiva villa a orillas de la playa, el jugador de fútbol y su esposa están pasando unos días de lo más relajados y rodeados de todo tipo de comodidades: personal de servicio propio, piscina 'infinity' privada con vistas al mar, gimnasio… ¡Todo un lujo!

Además, la pareja ha aprovechado estos días para celebrar su primer año como casados, un bonito plan que parece no estar siendo enturbiado por la deuda que el exjudador del Barça tiene con la Agencia Tributaria. Hace unas semanas el nombre del futbolista apareció publicado en la lista de morosos que deben dinero al fisco español.

Y es que a pesar de que Dani Alves ya no vive en España desde junio de 2016, cuando abandó el vestuario del F.C.Barcelona, el brasileño ha seguido acumulando una deuda con Hacienda que no saldó por entonces. Según los datos que recoge la Agencia Tributaria, Alves debe actualmente 2.602.230,75 euros, una cifra que parece no causarle agobio ya que en sus redes sociales le vemos de lo más feliz y relajado.