Luis Figo no pudo borrar la sonrisa de su cara pese a que dos días antes había sufrido un robo en su casa de Madrid valorado en medio millón de euros. El que fuera futbolista del Madrid estaba muy orgulloso de poder presentar a su hija Daniela en sociedad, en el tradicional Baile de Debutantes que se acaba de celebrar en París.

Figo, junto a su mujer, la modelo sueca Helen Svedin, acompañaron a su hija en esta noche tan especial. La joven de diecisiete años eligió para el gran día un vestido rosa empolvado de Gaultier, y fue la única representante española en la vigésimo cuarta edición celebrada en el hotel The Peninsula.

Del brazo del príncipe italiano Gregorio Boncompagni Ludovisi, la mayor de las tres hijas del exgaláctico hizo su aparición en la velada, para poco después bailar el tradicional vals en brazos de su padre, que demostró defenderse igual de bien que con el balón.