Lewis Hamilton tiene más que enfadados a todos los seguidores de la Fórmula 1 que confían en él. Tras quedar campeón de las dos últimas temporadas, el 2016 se le está haciendo cuesta arriba al piloto y la verdad es que no está haciendo mucho esfuerzo por arreglarlo. De hecho, el pasado fin de semana se vio envuelto en la polémica debido a la fiesta desenfrenada a la que acudió en Miami Beach.

Ha sido el propio Hamilton quien nos ha hecho partícipes a través de Snapchat del alocado sarao en el que estuvo, pues no ha dudado en compartir fotos y vídeos en los que aparece rodeado de los elementos indispensables para organizar una fiesta escandalosa: alcohol, tabaco, mujeres semidesnudas y dinero a espuertas y sin límites.

Y lejos de cortarse un pelo, Lewis parece pasárselo en grande bebiendo diferentes tipos de alcohol, fumando cachimba e incluso bailando, tocándoles las nalgas y metiéndoles billetes en la ropa interior a las chicas ligeritas de ropa que le acompañan. ¡Vaya tela!