La felicidad de Jrue Holiday y Laruen Cheney se ha visto empañada debido a que a ella le han diagnosticado un tumor benigno cerebral a los seis meses de embarazo. El jugador de la NBA ha aparcado su carrera deportiva para cuidar de su mujer, que no solo se enfrenta a la enfermedad sino también a un embarazo de riesgo debido a las consecuencias que puede conllevar la enfermedad en el parto. Los médicos aseguran que no tiene por qué su primogénito nacer con problemas de salud por lo que padece su madre.

"Tengo la bendición de poder practicar este deporte y estar en la posición en la que estoy, pero mi mujer es lo más importante del mundo para mí", ha asegurado el deportista al medio Times-Picayune. Además ha señalado que su equipo, New Orleans Pelicans, ha apoyado su decisión y el mananger del conjunto también ha querido mostrar su afecto con las siguientes palabras: "Estamos todos rezando para un parto sin problemas y una operación exitosa para Lauren".

Cheney y Holiday se conocieron en la Universidad de UCLA y decidieron casarse en una romántica ceremonia en 2013. Lauren también es deportista de élite y ha ganado dos medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Londres en fútbol femenino, pero en el verano de 2015 decidió retirarse.