Hace ya seis meses desde que los Casillas-Carbonero se mudaron a Oporto. La familia tuvo que cambiar de vida debido a la mala racha irrecuperable en la que Iker se vio envuelto tras perder el apoyo tanto de Mourinho como de sus fans. Su nueva etapa junto a Sara y Martín en Portugal ha resultado ser todo un acierto, aunque parece ser que desafortunadamente las cosas empiezan a torcerse de nuevo, según informa el portal Vanitatis.

El pasado fin de semana, el Porto jugaba contra el Vitória de Guimarâes cuando Casillas cometió el error de no coger una pelota fácil y un jugador del otro equipo encajó un gol que les dio la victoria. El que fuera el mejor portero del mundo no tuvo más remedio que pedir perdón a sus seguidores, aunque esto no ha evitado que la prensa portuguesa se haya ensañado con él: "Manos de mantequilla", rezaba un titular del periódico más leído de Portugal junto a una foto de Iker.

En cuanto a Sara Carbonero, nuestro país vecino la recibió ensalzándola a la figura de diva, aunque los sucesivos errores de su pareja en el campo han hecho que su imagen también se tambalee, ya que han llegado a responsabilizarla de la mala pata de Iker en los últimos partidos. Esperamos que, de la misma forma que salieron de aquella situación escabrosa en España, sepan solucionar sus problemas. ¡Ánimo!