Iker Casillas y Sara Carbonero están aprovechando los últimos momentos de intimidad en pareja que les quedan antes de que llegue el niño que esperan.

Y es que Sara está a puntito de caramelo, según las últimas informaciones la pareja se convertirá en padres a finales o primeros de año.

Si el otro día les veíamos yendo a cenar al restaurante favorito del portero del Real Madrid en la localidad madrileña de Boadilla del Monte y luego a Sara manos a la obra pintando la habitación de su hijo, ahora Iker y Sara se han ido a darse otro festín, ya que dentro de nada sólo tendrán tiempo para cambiar pañales y preparar biberones.

En la recta final del embarazo de la presentadora, todo apunta a que Iker podría estar planteándose marcharse a jugar a Londres con el Arsenal. ¿Sería este el motivo de una nueva celebración o simplemente brindarían por su nueva paternidad?