Desde que saliera a la luz la relación de Cristiano Ronaldo y Desiré Cordero, la modelo sevillana ha sufrido el constante acoso de los medios de comunicación. Su teléfono no para de sonar y ha recibido cientos de WhatsApp preguntando por su nueva conquista, pero “Desi no quiere hablar con nadie”, dice su representante según recoge del diario ABC.

Hasta agosto Desiré salía con el futbolista franco-italiano Enzo Rennella, que ahora mismo juega en el Miami Football Club. Antes estuvo en el Betis y después en el Valladolid, ciudad en la que la maniquí estuvo viviendo hasta que rompieron y se trasladó a Madrid para vivir junto a dos compañeras.

Se dice que el madridista ya la tenía fichada de antes, pero que tras enterarse de que había roto con Enzo decidió ir a por todas. Al parecer, las visitas de Cordero a la casa que CR7 tiene en La Finca son constantes, además de su presencia en el palco del Santiago Bernabéu, que fue lo que en verdad desató las habladurías.