Cristiano Ronaldo se enteró del positivo por coronavirus de unos de sus compañeros de equipo de la Juventus cuando se encontraba en su ciudad de origen, la ciudad portuguesa de Funchal, visitando a su madre tras sufrir esta un ictus.

De ahí que decidiese quedarse junto a su familia, ya que también le habían acompañado su pareja, Georgina Rodríguez, y sus cuatro hijos, para pasar la cuarentena y evitar el regreso a Italia, país que se encuentra en aislamiento.

Ahora Cristiano ha querido tender una mano a la sanidad portuguesa para frenar el coronavirus y ha ofrecido dos de sus hoteles, uno en Madeira y otro en Lisboa, a los servicios médicos. De hecho él mismo se hará cargo de los gastos que conlleve acondicionar las habitaciones a las necesidades de los enfermos que van a ingresar en ellas.

Este mismo lunes, el astro portugués acordará con el gobierno de su país los detalles de esta transferencia temporal.

Seguro que te interesa...

Así es el salón de la impresionante casa de Cristiano Ronaldo y Georgina Rodríguez en Madeira