Courtois está en la cuerda floja. Su actuación al frente de la portería del Real Madrid está siendo muy cuestionada, más ahora que su equipo ha quedado fuera de poder hacerse con algún título. La afición blanca está cabreada y culpan en parte también a Alba Carrillo, con la que ahora mantiene una relación, acusándola de gafe.

Pero quizás el guardameta belga no está acostumbrado a ser el objetivo de los flashes y a verse perseguido por los paparazzi. De ahí que esta semana sufriera un altercado con uno de ellos, según informó el programa ?El Partidazo? de la Cope. Al parecer, un fotógrafo le estaba persiguiendo con la intención de conseguir unas fotos junto a su nueva pareja, Courtois perdió los nervios y, supuestamente, le lanzó una botella al vehículo causando algún desperfecto. El paparazzi le persiguió para anotar la matrícula y acudir a la policía, pero finalmente no le denunció.

Parece que en lo que respecta a las mujeres de su vida, Courtois siempre ve afectada su imagen. Bien sabido es que su expareja y madre de sus dos hijos, la tinerfeña Marta Domínguez, le dejó por sus continuas infidelidades. Hasta llegó a convertirse en la ?comidilla? de la selección belga cuando salió a la luz que se había liado con la novia de un compañero de equipo. Ahora tiene otra guerra que batallar en Madrid, tanto con su equipo como con los fotógrafos que le acosan por su relación con Alba.