Mitch Winehouse, el padre de Amy Winehouse, aseguró en una entrevista concedida a The Sun que el espíritu de su hija le visita de vez en cuando. "Después de tres años, pensé que tal vez algún día volvería de alguna forma, o regresaría, no física, sino espiritualmente, todo el tiempo", confesaba durante la entrevista.

Además, afirma que su hija le visita con más frecuencia cuando está en su casa de Kent, en Inglaterra, y aún más cuando se acerca el cumpleaños de la artista, el 14 de septiembre. Mitch asegura que su hija se siente a los pies de su cama y se preocupa por si él está bien. "Ella simplemente se sienta allí, y es ella con su hermoso rostro y me mira".

Un hecho que, aunque le inquieta bastante, también le resulta reconfortante por poder ver a su pequeña de vez en cuando. Además, dijo que una semana después del fallecimiento de Amy, un pájaro negro como el que ella llevaba tatuado, se estrelló contra la ventana de su casa y cuando Mitch fue a recogerlo, en vez de asustarse y salir volando, se puso a cantar.

Lo curioso es que Amy y su padre no tenían muy buena relación, como puede verse en el documental sobre la vida de la cantante: 'Amy, la chica detrás del nombre'. De hecho, para ella su padre fue alguien ausente desde que se separó de su madre y no hizo nada por ayudar a su hija con su grave problema de adicción a las drogas, causa de su temprano fallecimiento.