Celebrities » Especiales » Boda Real Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill

VESTIDA POR UN ESPECTACULAR DISEÑO DE VALENTINO, DE SEDA PLISADA Y ENCAJE DE CHANTILLY

Magdalena de Suecia se convierte en mujer de Christopher O’Neill vestida por Valentino

¡Por fin! ¡Magdalena de Suecia y Christopher O’Neill ya son oficialmente marido y mujer! La pareja se ha dado el sí quiero en una romántica ceremonia en la que no ha faltado detalle alguno y en la que la novia ha lucido espectacular con su vestido de novia firmado por Valentino. Una boda muy real en la que la emoción, la música y las lágrimas han estado muy presentes. ¡Que vivan los novios!

Publicidad

Celebrities.es | Madrid
| 08.06.2013 21:36

Llegó el gran día para Magdalena de Suecia y Christopher O’Neill. Y es que la pareja por fin se ha dado el sí quiero en la capilla del Palacio Real de Estocolmo, en una boda en la que todos y cada uno de los detalles se han cuidado al máximo, haciendo que la perfección y las emociones hayan estado presentes durante toda la ceremonia.

Ella ha brillado con la luz propia que le caracteriza, vestida por un Valentino de organza, seda plisada y encaje de chantilly, cuello barco, maga corta, una impresionante cola de más de cuatro metros, así como con un precioso y fino velo recogido con una tiara perteneciente al legado de la Familia Real Sueca, dejando a su ya marido Chris con la boca abierta y profundamente embelesado por su belleza.

Además, para aumentar más aún la emoción de su gran día, los novios han disfrutado de una ambientación musical de altura, de la mano del cantante Peter Jöback con la canción ‘The First Time Ever I Saw Your Face’, de Roberta Flack; y de Marie Fredriksson, vocalista del grupo Roxette, con la canción sueca ‘Ännu doftar kärlek’.

Por su parte, los familiares han disfrutado enormemente de principio a fin. Especialmente los padres de la novia y la hermanísima de Magdalena, Victoria de Suecia, que con la pequeña Estelle en brazos no ha perdido detalle de lo ocurrido y hasta ha realizado una de las lecturas, al igual que la hermanastra del novio, la condesa Natascha Abensperg.

Sin duda, una boda muy pero que muy especial celebrada parte en sueco y parte en inglés (para poder ser entendida por la familia de Christopher) y en la que los novios se han dedicado un sinfín de muestras de amor y complicidad, dejando bien claro el amor que se profesan. ¡Enhorabuena, pareja!

Publicidad