Hubo complicidad con el príncipe Harry