Seguro que el escenario les trae magníficos recuerdos. En la universidad de St. Andrews, allá por el año 2001, Guillermo de Inglaterra y Kate Middleton se conocían como estudiantes de Historia del Arte. Compartieron un piso en la ciudad, y empezó a florecer un idilio que acabará en boda en cuestión de semanas.

Diez años después, la pareja -ya como prometidos- ha vuelto a la universidad para celebrar el 600 aniversario de la institución. Es su primer acto oficial juntos y Kate apareció radiante, aparentemente tranquila y con un traje rojo con botas negras. El pelo, suelto, aunque el viento le jugó alguna mala pasada agitándolo en exceso. El príncipe, por su parte, llevaba un impecable traje azul.

Tras el acto oficial, los dos saludaron a los vecinos que se congregaron en la ciudad para verles y dirigirles algunas palabras.