Los chicos de ‘One Direction’ ya apuntaban maneras desde pequeños para convertirse en unos auténticos conquistadores. Sólo hay que ver estas imágenes para darnos cuenta de lo ‘riquines’ que eran estos chicos en su más tierna infancia.

Zayn Malik ya enamoraba con esa cara de pillo y la música ya le gustaba entonces: ¿qué me decís de sus guitarras eléctricas y su micrófono? ¡Es para comérselo! ¿Y Liam Payne con esa carita de niño bueno? ¿No es para hacerle carantoñas hasta hartarse?

Desde luego, en estas imágenes aparecen de lo más tiernos. Harry Styles parecía un angelito con esos ojazos y a Niall se ve que le encantaba disfrazarse y… ¡jugar a las cocinitas! ¿Aprendería bien la lección? ¿Quién sabe? Puede que ahora se haya convertido en un buen cocinero…

El que no engaña ni una pizca es Louis, que tiene la misma carita que cuando era pequeñito. Para mondarse de la risa es la gracia con la que luce pajarita y tirantes… Pero lo que no ha cambiado nada es esa mirada pícaro con las que miles de fans se han rendido a sus pies.

Viendo estas fotos, ¿a qué te los llevarías a todos a tu casa?