TOMA NOTA

TOMA NOTA

Pierde el miedo al olor durante los días de regla con el uso de tampones

Estás en el trabajo y te da la impresión de que todo el mundo nota el olor; o vas en el metro y tienes la sensación de que todos a tu alrededor lo huelen. Sí, te ha venido la regla y sí, el olor de tus genitales cambia en esos días, y no solo el de los genitales: a muchas chicas les pasa que se encuentran con un exceso de sudoración o con un olor de la misma diferente. Pero eso no significa ni que huela mal, huele diferente al resto de los días del ciclo. Y por supuesto, esto no significa que a tu alrededor se percaten. Es como cuando te empiezan a salir los pelillos en las piernas y tú te crees, en un estado casi paranoico, que todo el mundo lo ve cuando nadie se percata.

La higiene femenina
La higiene femenina | antena3.com

Pues eso: primero, tranquila, porque seguramente a tu alrededor no le llegue ese olor típico de los días de la regla, ni de los días previos, en los que también suele haber un cambio.

Segundo: cada vagina tiene su propio olor, que no es detectable por los que te rodean. Si no hay infección, es un olor normal y lo que debemos decirte es que lo aceptes como tal.

Tercero: es verdad que durante la menstruación, ese olor se vuelve, ocasionalmente, más fuerte (hablamos siempre de olores normales cuando no hay un problema de salud como una posible infección). “Los cambios de olor durante este periodo se deben a la congestión, simplemente hay un mayor aflujo de vascularización a esta zona del cuerpo”, explica la ginecóloga Miriam Al Adib Mendiri.

¿Qué puedes hacer para minimizarlo y que tú te sientas más cómoda? Ahí van unos consejos:

- El olor se acentúa cuando la sangre entra en contacto con el aire y, por supuesto, si se estanca mucho tiempo, algo que sucede si te pasas muchas horas sin cambiar la compresa. Por eso los tampones son un método idóneo para estos días: al ser algo interno, que introduces en tu vagina, no hay posibilidad de que la sangre llegue al exterior. Eso hace que te sientas muy cómoda y limpia, algo que no suele suceder si llevas compresas, por ejemplo.

- Los tampones existen en distintas modalidades: usa y abusa de ellas. Es decir, los días de mucho flujo, que suelen ser los dos/tres primeros, no te conviene ponerte uno de tamaño mini: es mejor que te decantes por uno de mayor tamaño. Así irás más tranquila, sin temor a manchas ni a posibles olores. Ve conociendo tu cuerpo y tu ciclo y adapta tus tampones a los distintos días de la regla.

- Cámbiate a menudo: una frecuencia adecuada durante los primeros días es de entre seis y ocho horas, incluso antes. Seguramente al final de los días te baste con dos cambios a lo largo de la jornada.

- Nada de duchas vaginales: seguimos teniendo mucho desconocimiento sobre nuestros genitales y podemos pensar que vamos a estar más limpias con una ducha vaginal. Error: esto no hará más que alterar el pH de tu vagina. Si quieres evitar malos olores, evita las duchas vaginales pero no solo durante la regla: todo el mes.

- En la ducha, agua y jabón con pH neutro, no hay nada más sano y adecuado para tus genitales: y nada de toallitas ni de jabones perfumados. En la simplicidad está también la salud.

- Un mal olor se acentúa con prendas ceñidas, aunque es verdad que con los tampones vas tan cómoda que podrás vestir como quieras. Eso sí, si te decantas por los vaqueros o los leggins, que sean de una sola puesta y luego, a la lavadora.

- Ropa interior, de algodón: esos días y si puedes, el resto del mes también. Los tangas no son lo más recomendable estos días, pero los tampones nos permiten utilizar cualquier tipo de ropa interior.

- Hidrátate: el agua siempre es un plus de salud, y lo notarás por fuera y también, por dentro.

| Madrid | Actualizado el 19/07/2018 a las 05:12 horas

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.