Su proyecto estudia cómo la variedad de las formas químicas de las melaninas, los pigmentos más comunes en los animales, y la vibración de las mismas se ve reflejada en colores diferentes de las plumas o el pelaje de aves y mamíferos.

Además, encontramos que esta vibración molecular está asociada a una importante consecuencia fisiológica como es la producción de radicales libres en la mitocondria celular. Esto abre interesantes mecanismos para la evolución de la comunicación visual. La comisión evaluadora de las Becas Leonardo calificó el proyecto de “novedoso, con un excelente balance de alto riesgo/alto beneficio” al explorar nuevos aspectos de los sistemas de coloración en vertebrados.