Futuros Sabadell

SABADELL ‘FUTUROS’

SABADELL ‘FUTUROS’

… ¿Y si no estuviéramos hechos para convivir?

Tras el debate 'Futuros' con Aitana Sánchez-Gijón, Nacho Vigalondo, Annette Kreuz y Leopoldo Abadía la conclusión sobre si estamos hechos para convivir ha sido un sí con matices. Y es que ya no existe una familia ni un modelo de convivencia estándar. “Tan familia puede ser la biológica como el vivir con amigos” apuntaba Sánchez-Gijón. Pero… ¿y si no estuviéramos hechos para convivir?

Seguro que te interesa

Si después de millones de años nuestra especie no ha encontrado la forma para convivir, la Tierra estaría dominada por cucarachas gigantes” alegaba Vigalondo durante el debate. Pero, por un instante, sumerjámonos en esta ucronía que supone el reconstruir la historia con la hipótesis de que los seres humanos somos algo así como un ente asocial cuyo fin es nacer, comer y reproducirse. Lo básico.

Probablemente seríamos animales encantadores, entrañables, abrazables… sin dedo prensil ni erectos. Algo así como el juguete de un ‘animal superior’ con habilidades sociales y carne de su zoológico.

¿Se imaginan ‘cuadrupeando’ atados con collar y portando un medallón con su nombre? No, no pueden. Porque ese humano sumiso no sería un ser con inteligencia racional. No podemos ponernos en el lugar de un perro porque el propósito de racionalizar un hecho ya supone valorarlo desde la subjetividad humana. Se pueden asimilar sentimientos externos como el dolor, el desafecto, el cariño…

¿Pero si los perros son sociales? y ¿dóciles? La teoría General del Estado de Hans Kelsen sitúa la sociabilidad animal en 4 grados. Nos vamos a suponer el primero, entendido como agrupamiento temporal de individuos con pocas interrelaciones, capaces de vivir segregados del conjunto como les puede pasar a los delfines. Los delfines son de los animales más inteligentes que existen. De hecho allá por los 2010 se propuso la creación de una figura ético-jurídica para ciertas especies, la de ‘persona no humana’.

Así, si descendiéramos en la escala de la sociabilidad porque no estamos hechos para convivir seríamos ‘personas no humanas’, menudo oxímoron. Carne de delfinario.

LA SOCIEDAD MODERNA, REFLEJO DEL TRABAJO COLECTIVO

Si hay algo que ha hecho al ser humano el depredador dominante de la naturaleza, incluso con su propia especie, es su capacidad de asociarse para crecer. Frente a seres más fuertes, más rápidos o más longevos, el ser humano ha volcado en su faceta colectiva el impulso para ‘avanzar’ –no siempre entendido de forma positiva-.

¿Se ven dando palmas en un acuario? Pues a convivir en armonía se ha dicho que igual que se evoluciona se puede involucionar.

antena3.com | Madrid | 24/05/2018

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.