Fidel Calderón (Fidel Pagés y Gómez Ulla)

El personaje de Fidel Pagés está construido por dos personajes históricos: Por un lado, FIDEL PAGÉS: Médico militar procedente de Huesca que descubrió la anestesia epidural. Fidel entró al Cuerpo de Sanidad Militar por oposiciones y en 1919 participó en la fundación de la Revista Española de Cirugía donde, en 1921, hace la primera mención a la anestesia epidural.

Pagés no solo la inventó, sino que trabajó mucho en su perfeccionamiento y la puso en práctica con éxito. Su estudio sobre este tipo de anestesia fue tan exhaustivo que sirvió como guía para muchos médicos. Tras el desastre de Annual en 1921 fue enviado al norte de África a las tropas españolas en Melilla. Por todos estos méritos, en 1922 fue ascendido a Comandante médico. Sin embargo, en 1932 el médico Achilles Dogliotti le plagió y fue más reconocido que Fidel por el uso de la anestesia epidural, pero más tarde el argentino cirujano Alberto Gutiérrez se esforzó mucho por su reconocimiento.

En la segunda fotografía podemos observar a Fidel Pagés ejerciendo su trabajo con un herido militar rodeado de las Madres del Buen Consejo y Alexandra Wolf.

GÓMEZ ULLA: Fue un médico cirujano militar procedente de Santiago de Compostela, presente en la Guerra del Rif, la Guerra Civil Española y en la Primera y Segunda Guerra Mundial. Fue el jede de los servicios de sanidad del ejército. Tuvo una labor destacable en el Desembarco de Alhucemas (1924-25) ya coordinó la evacuación de los heridos desde hospitalillos de campaña hasta los barco-hospitales.

Lo que ambos tienen en común es que no solo mejoraron la medicina en calidad sino también a nivel organizativo, ya que los dos, por su cuenta, desarrollaron una manera de llegar a los heridos en la guerra cuando los combates empezaron a ser en localizaciones más lejanas. Fidel consiguió organizar un equipo de cirugía móvil y Gómez Ulla creó también los hospitales transportables a lomo de mulos. De esta manera, ambos médicos redujeron considerablemente el riesgo de mortalidad por la facilidad de que los médicos llegaran inmediatamente hasta los heridos.

Fidel Pagés
Fidel Pagés atendiendo a un paciente
Retrato de Gómez Ulla
Hospital que en 1946 recibió su nombre
Fidel en "Tiempos de Guerra"

Carmen Angoloti y Mesa

Carmen Angoloti y Mesa fue la inspectora general de los hospitales en la zona de Melilla y la delegada especial de la reina Victoria. Entregó toda su vida a atender heridos en la Cruz Roja, destacando sobre todo su labor en la Guerra de Marruecos.

Aportó su dinero y su esfuerzo en la construcción de los principales hospitales de la Cruz Roja (Hospital San José y Hospital Santa Adela). Durante toda su labor estuvo apoyada por la reina Victoria Eugenia, quien creó el cuerpo de enfermeras donde entró Carmen.

En 1921 fue a Melilla por el desastre Annual donde destacó por su capacidad resolutiva y por poner tanto esfuerzo y orden en mitad de ese caos. Además, estableció unas normas sanitarias inéditas hasta entonces y trató a todos sus pacientes por igual, atendiendo antes a los heridos más graves.

Angoloti y Mesa impulsó la creación de hospitales tanto en la península como en Melilla, y las Escuelas de Enfermeras.


Mujeres con Historia: Carmen Angoloti, la historia real de Tiempos de Guerra Silvia Casasola nos trae la historia de Carmen Angoloti, la mujer que protagonizó en la vida real la historia de Tiempos de Guerra.

Carmen Angoloti y Mesa
Monumento en homenaje a esta enfermera situado en el centro de la fachada del Hospital de la Cruz Roja San José y Santa Adela (Madrid). Hay una réplica en Cádiz
Carmen en "Tiempos de Guerra"

Reina Victoria Eugenia

La reina Victoria Eugenia fue la mujer de Alfonso XIII Era hija del príncipe Enrique de Battenberg y de la princesa Beatrit de la Gran Bretaña. Fue una persona clave en el desarrollo de la Cruz Roja ya, entre otras labores, porque creó hospitales y el primer cuerpo de enfermeras del que fue la cabeza.

A "Ena" (como se le llamaba familiarmente) se le inculcó desde pequeña el amor al estudio y al trabajo y, en cuanto tuvo la oportunidad, luchó por obras de caridad y demostró su gran iniciativa.

Presidió la Liga Antituberculosa y participó en la fundación de sanatorios y dispensarios. También fundó el Ropero de Santa Victoria y tuvo un papel realmente importante en la reorganización de la Cruz Roja donde, asesorada por médicos y cirujanos, dirigió la instalación de hospitales y sanatorios y llevó su seguimiento. Además, para reorganizar y dirigir la Cruz Roja se fijó en la sanidad de otros países. En casi todas las provincias españolas inauguró estos establecimientos benéficos siempre con una determinante sensibilidad a las miserias y atenta a las necesidades del pueblo.

Gracias a su insistencia en que se mejorara la formación en enfermería, en 1915 consiguió que se inaugurase el Primer Curso Oficial. Esto supuso que la imagen que se tenía de las enfermeras cambiara ya que se les dotaba de conocimientos tanto teóricos como prácticos que permitieron que se tomara la enfermería como una profesión. Para reorganizar y dirigir la Cruz Roja se fijó en la sanidad de otros países.

También tomó parte en el Desembarco de Alhucemas donde demostró ser una jefa activa, haciéndose ver hasta en quirófanos para llevar un seguimiento de los hospitales.

Por todo ello, se recuerda a Victoria Eugenia como “la reina enfermera”.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.