TEMPORAA 12 - CAPÍTULO 265

TEMPORAA 12 - CAPÍTULO 265

"El safari de los Simpson"

Maggie se come una revista, lo cual hace que Marge deba llevarla al médico y, por consiguiente, Homer  queda encargado de ir al supermercado a hacer las compras.

Los Simpson, capítulo 265
Los Simpson, capítulo 265 | antena3.com

Allí, Homer maltrata al cerillo, quien impulsa a sus compañeros a hacer una huelga, reclamando mejores tratos. Pronto, el supermercado deja de funcionar, por lo que la comida en la casa de los Simpson se acaba. Cuando Homer se pone a buscar comida desesperadamente, ve a Santa's Little Helper, quien había olfateado algo en el aire  y se dirigía hacia el desván. La familia lo sigue, y ve que el perro había encontrado unas galletas con formas de animales, las cuales habían permanecido en la lunchera escolar de Homer por más de treinta años. Homer comienza a comerlas, y muerde una jirafa, la cual estaba hecha de oro sólido. En el paquete de las galletas decía que si el consumidor encontraba la jirafa de oro, ganaba un viaje para él y su familia a África. Homer va a la empresa de las galletas, y sus actuales propietarios se niegan a darle el viaje, ya que la promoción había terminado. Sin embargo, Homer se lastima con los bordes de la caja de galletas y, para evitar una demanda, los empresarios deciden darle el viaje.

Cuando la familia llega a África (precisamente a Tanzania), bailan los clásicos rituales, pero un hipopótamo comienza a perseguirlos. Para escaparse de él, suben a una balsa y se lanzan río abajo. Cuando están navegando, caen a través de una cascada, y aterrizan en una flor gigante; luego comienzan a caminar por la desierta sabana africana, sin esperanzas de salvación. Luego de andar por horas, llegan a un refugio para chimpancés, el cual era organizado por una científica, la doctora Jane Bushwell.

En el refugio, los chimpancés parecían vivir muy bien, pero, un día, unos cazadores furtivos llegan al lugar. Los Simpson tratan de ayudar a la científica a defender el refugio, pero Lisa descubre que los hombres no eran cazadores, sino activistas de Greenpeace, y que habían ido allí para salvar a los chimpancés del trabajo duro que les imponía en realidad la doctora Bushwell. Luego, entre todos descubren una mina de diamantes, en la que trabajaban los chimpancés. Lisa le recrimina a la doctora haber mentido, diciendo que allí trataba bien a los animales, cuando en realidad los hacía trabajar.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.