TEMPORADA 2 -CAPÍTULO 23

TEMPORADA 2 -CAPÍTULO 23

"Un coche atropella a Bart"

El auto del Sr. Burns atropella a Bart cuando iba en patinete. Queda tirado en el asfalto, y mientras perdió la conciencia es llevada su alma al cielo por medio de una escalera eléctrica de oro, mientras escucha instrucciones como 'Favor de agarrarse del pasamanos' y 'Por favor no escupa hacia afuera de la escalera'.

Los Simpson, capítulo 23
Los Simpson, capítulo 23 | antena3.com

Como no puede evitar hacer su travesura, escupe y su saliva cae en el océano; de pronto la escalera se convierte en una rampa, mientras escucha 'Le dijimos que no escupiera! Ahora será trasladado hacia abajo; tal vez ahí sepan qué hacer con Usted!'. Es llevado al infierno, donde se le presenta el Diablo, quien consulta en una computadora la fecha en que debería morir Bart; como no coinciden las fechas es llevado al mundo real; Bart antes le pregunta al Diablo qué tiene qué hacer para no acabar la eternidad en ese lugar, y el Diablo le comenta que tendría que hacer muchas cosas que seguramente no le gustarían. Mientras se eleva en el aire para llegar a su cuerpo en el hospital, el Diablo se despide de él mientras le dice: "Recuerda Bart: roba, miente y escucha música Heavy Metal!" Cuando Bart despierta luego de haber estado inconsciente, se da cuenta de que está en el consultorio del Dr. Hibbert. Las lesiones que había sufrido Bart eran un golpe en la cabeza y un dedo del pie quebrado, pero nada grave. Sin embargo, Lionel Hutz, un abogado que se encontraba en la habitación, le sugiere a Homer chantajear al Sr. Burns para que se iniciase un juicio en contra suya.

El Sr. Burns ofrece $100 como compensación, pero Homer lo rechaza y vuelve a ver a Lionel Hutz. Hutz le promete a Homer una indemnización de un millón de dólares. Juntos van a ver al Dr. Nick Riviera, quien asegura que Bart está muy enfermo. Marge, sin embargo, desacredita al doctor, ya que según ella, él no era un médico de verdad.

En el juicio al Sr. Burns, Bart pasa al estrado muy malherido, con yesos y vendajes, y relata el atropello de una manera muy poco creíble: según el niño, él estaba jugando tranquilamente cuando un auto lujoso y macabro lo había perseguido para atropellarlo. Burns, en su defensa, cuenta un relato menos creíble aún: dice que estando yendo al orfanato para llevar juguetes, Bart se había cruzado muy rápidamente delante del auto, haciendo el atropello inevitable.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.