Temporada 5 - Capítulo 85

Temporada 5 - Capítulo 85

"Ciudadano Burns"

Smithers encuentra al Sr. Burns teniendo una pesadilla  en la cual constantemente menciona el nombre "Bobo". Aunque al principio Burns simula que no se trata de nada importante, luego le cuenta a Smithers la historia de su amado y perdido osito de peluche.

Capítulo 85
Capítulo 85 | antena3.com

Cuando era niño, Burns vivía con sus padres y tenía un osito de peluche llamado Bobo. Sin embargo, un día, un multimillonario había venido a lleváselo, y el niño Burns había dejado caer su osito a la nieve. Luego de ese suceso, no lo había vuelto a ver. El osito, por su parte, había permanecido en la nieve hasta la primavera, cuando había sido lavado y dejado que la corriente de un río lo arrastrase hacia Nueva York. Allí, había sido recogido por Charles Lindbergh, quien lo había llevado consigo a través del océano Atlántico. Una vez en París, Lindbergh había dejado caer el osito por una ventana, cayendo en manos de Adolf Hitler, de joven. En 1945, en su búnker en Berlín, Hitler insulta al oso por haberlo hecho perder la guerra y lo arroja lejos de su vista.

En la siguiente escena, Bobo aparece en un submarino que recorría el Polo Norte, que había ido hacia allí a buscar hielo. Una bolsa de hielo, que contenía al osito, es enviada al minisupermercado de Apu, en donde Bart la compra por recomendación de Apu, alegándole que le traería suerte. Cuando abre la bolsa, encuentra a Bobo, todo deteriorado, y se lo da a Maggie para que juegue con él.

Burns descubre que Maggie tiene el oso, por lo que hace muchísimas cosas para recuperarlo, incluyendo irrumpir en todos los canales de TV y cortar los suministros de cerveza a Springfield, para que Homer le devolviese a su peluche. Sin embargo, a Maggie le encantaba el oso, y su padre no es capaz de quitárselo para entregárselo a Burns, aunque su jefe le había prometido una gran suma de dinero.

Finalmente, Maggie, al ver cuánto quería Burns a su oso, siente lástima por él y se lo da. Burns se pone feliz, aunque su buen humor no dura demasiado.

Todo termina con un escenario futurista, en donde la tierra se ha convertido en el Planeta de los Simios, y en donde Burns, con cuerpo de robot y Smithers, como un perro, vuelven a encontrar a Bobo.

Los mas vistos

Amstel Oro

El Pelotari y La Fallera

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.