Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar

DE LUNES A VIERNES A LAS 17:15

Todos los capítulos aquí
MEJORES MOMENTOS I CAPÍTULO 421

Raimundo le regala una anillo de compromiso a Francisca

Raimundo viene a ver a Fracisca para darle el motivo de su ausencia: un anillo de compromiso.

Puente Viejo: MM cap 421

de 5

antena3.com Raimundo le regala un anillo a Francisca
  • Raimundo le regala un anillo a Francisca
    antena3.com Raimundo le regala un anillo a Francisca
  • Gonzalo quiere buscar a Pepa
    antena3.com Gonzalo quiere buscar a Pepa
  • María y Gonzalo tienen una charla tensa
    antena3.com María y Gonzalo tienen una charla tensa
  • Soledad empieza a reaccionar
    antena3.com Soledad empieza a reaccionar
  • Gonzalo transfiere su sangre a Fernando
    antena3.com Gonzalo transfiere su sangre a Fernando

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 17/10/2012 a las 18:46 horas

Don Pablo hace la transfusión. María teme por la vida de Gonzalo. Cuando llega Olmo ya está hecha la transfusión. Amenaza con denunciarlos si su hijo muere.

Fernando ha salido de peligro. Pueden llevarlo de vuelta a la Casona. Contenta, María lo abraza.  Fernando llega a casa fuera de peligro. Francisca pide hablar a solas con Roque y Fernando. Francisca exige que los despidos sean inmediatos. No hay más prórrogas.

Raimundo regresa y, tan misterioso como se marchó, se niega a dar explicaciones de lo que ha hecho.

Luis saca de la cama (literalmente) a Soledad. El ejercicio físico fotalece también el espíritu. Soledad desayuna con apetito. Las técnicas del profesor de piano empiezan a funcionar.

Olmo vuelve a ver a Pía. Se acuesta con ella, “imaginando” que lo hace con Soledad.

Raimundo viene a ver a Fracisca para darle el motivo de su ausencia: un anillo de compromiso.

Gonzalo quiere que remuevan cielo y tierra hasta averiguar qué pasó con el cuerpo de Pepa.

Compartir en: