AVANCE | CAPÍTULO 1000

AVANCE | CAPÍTULO 1000

Raimundo y Francisca se declararán su amor

Francisca no ha bajado a celebrar con sus vecinos los mil años de Puente Viejo, pero alguien muy especial viene a compartir la fecha; es Raimundo. Se declaran amor, no lo pueden evitar.

Buenas noticias: ¡Ha quedado libre Aurora! Juzgarán a Fulgencio por matar a su esposa. Francisca termina convenciendo a los jueces para que Fulgencio acabe en el sanatorio por matar a su esposa; tomará de su propia medicina.

Es el “milenario” de Puente Viejo y en el pueblo quieren preparar un evento conmemorativo. Se celebra una chocolatada en la plaza de Puente Viejo.

Severo acepta la gratitud de Conrado por haber ayudado a Aurora consciente de que en realidad no ha conseguido dañar a Francisca, pues él en realidad pretendía que acaba inculpada por el asesinato de Bernarda: habrá que jugar más duro. Por otra parte, no han tenido noticias del investigador que tienen siguiendo pistas de Sol; habrá que tener paciencia.

En el asunto de la bigamia, es Rosario la que salva los muebles, y es que los padres de las chicas “deshonradas” hicieron lo propio en su juventud, ergo, ¿será cosa de juventud?

Hipólito cuenta por qué odia la palabra “cuchillo”; confiesa que Quintina se marchó con Santiaguito el de los cuchillos, y ahora él está solo.

Lucas y Aurora tienen un acercamiento sincero, después de todo lo vivido es hora de recapitular, y la conexión que sienten es espectacular.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.