MI VIDA EN BERLÍN

MI VIDA EN BERLÍN

Los alemanes son de Marte, los españoles de Venus

Cuando emigras, ya sea por el idioma, las nuevas costumbres, por las nuevas costumbres uno se siente fuera de lugar y es que te puedes sentir rechazado hasta por tu propia familia, aunque ya se sabe que la familia no se escoge. Pero ya sea por la familia o por el país que nos acoge, todos buscamos lo mismo: no ser rechazados.

Hay una cosa de la que estoy seguro, tarde o temprano todos encontraremos la forma de integrarnos incluso con gente que pensabas que era muy distinta a ti, encontrando tu lugar en este nuevo mundo.

Los mas vistos

Amstel Oro

El Pelotari y La Fallera

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.