Entrevista

Entrevista

Carles Francino habla de la muerte de su personaje

Carles Francino, el actor que daba vida al protagonista de Bandolera, el teniente Miguel Romero, nos cuenta en primera persona como muere su personaje y todo lo que la serie le ha aportado en su vida.

Super Carles Francino
Super Carles Francino | Gean Pool Uceda

¿Cómo ha vivido tu personaje estos últimos capítulos?
Se le abrieron varios frentes a la vez, y le pasaron cosas muy interesantes. Es de los personajes que más cosas le han pasado, algunas buenas y otras no tanto. Ha tenido un remolino interno bastante importante en poco tiempo.

Igual sabe a poco porque todo el mundo esperaba una muerte épica y gloriosa y no es así

¿Cuéntame la escena de la muerte de tu personaje?

Es una muerte que nadie se espera, igual sabe a poco porque todo el mundo esperaba una muerte épica y gloriosa y no es así. Cuando lo leí en el guión al principio parecía muy poca cosa, pero después de ensayarlo y grabarlo vimos que es algo que puede pasar y que creo que va a enganchar a la gente de sopetón.

Sé que le va a tocar sufrir mucho a la pobre Marta Hazas porque Sara Reeves va a llorar mucho, pero será un giro muy interesante para la serie. En una producción diaria tiene que haber un cambio de personajes continuo, aunque entiendo que haya gente a la que le sepa mal, pero es bueno para ‘Bandolera’. Igual vuelvo, eso nunca se sabe...

¿Cómo ha evolucionado tu personaje desde el primer capítulo hasta su muerte?

Le han pasado muchas cosas en muy poco tiempo. Al principio estaba más acomodado, pero luego cambió su perspectiva, para lo bueno y para lo malo. Es capaz de hacer cosas que antes no hacía.  Él ha cambiado por las circunstancias, pero la base sigue siendo la misma.

Si no hubieras dado vida al teniente Miguel Romero ¿a qué personaje te habría gustado interpretar?
Me habría encantado ser Álvaro Montoro (personaje que interpreta Iván Hermes), el malo, siempre el malo (risas). Es que, en mi caso, pocas veces me dan personajes malvados y me gustaría hacer alguna vez de malo, y Álvaro es un personaje muy  bueno, rico y divertido.

¿Qué es lo que más te gusta de la época de ‘Bandolera’? ¿y de la serie?
La época en la que se ambienta la serie no la conocía y fue una sorpresa para mí, todo lo que ha ido entrando en los guiones a nivel histórico ha sido muy interesante porque es una época en la historia que no sitúas aparte de los bandoleros y el nacimiento de la Guardia Civil.

De ‘Bandolera’ me gusta mucho el color, se que suena metafórico, pero es que visualmente me llama mucho la atención. Entra la parte de exteriores que tenemos, el ser una época que nunca se había tratado en televisión, el vestuario, el trabajo técnico y artístico que hay... pero todo lo englobo en el color que tiene, es su sello personal. Nunca se había hecho algo así y está muy bien que se arriesguen a hacerlo.

¿Qué tal te has visto de uniforme?
En verano muy mal (risas), sobre todo en exteriores. Aunque nos hicieron unos trajes especiales para el verano, cosa que agradecimos. Me llegue a acostumbrar al uniforme, a la forma de ponérmelo, de andar... aunque costó acostumbrarme a manejarme con el pack entero: el sable, el tricornio, la escopeta, la capa, que por suerte en verano no hemos llevado...

¿Y te has llegado a acostumbrar a verte con patillas?
Hace tiempo que me acostumbré a ellas, pero ya tenía ganas de quitármelas para variar de look (risas). Eso sí, algún amigo mío sí que me ha tirado de ellas para comprobar si eran de verdad o no (risas).

¿Te ha pasado algo curioso con algún espectador de la serie?
Al hacer una serie diaria, hay mucho público que es gente mayor y se acerca a ti de otra manera. El otro día en la playa se me acercó una señora que me conoce de toda la vida y me dijo: “oye, he estado un tiempo muy mal, pero os tenía a vosotros que me hacíais compañía por las tardes y me gusta mucho la serie”. Te dicen estas cosas y lo agradeces. Los espectadores han sufrido con el sufrimiento de Miguel (risas).

¿Qué te ha aportado personalmente la serie?
Mucho, bueno y malo. Sobre todo creo que todos hemos cogido mucho training, tener el motor encendido, por hacer una serie diaria, estudiando un montón, solucionando problemas... te da un punto importante. Por otro lado piensas que en un futuro, a lo mejor, otra producción que no sea diaria te va a saber a poco, que será todo más lento...

Pero, sobre todo, 'Bandolera' me ha aportado mucho a nivel personal, aprendes a manejarte mucho en situaciones bajas, con mucho trabajo, muchas escenas, mucho texto. Trabajar cuando estás bien, todo es positivo y tiras hacia delante. Lo interesante es trabajar cuando estás cansado, estas bajo, ahí es cuando viene el curro de verdad, y aquí nos ha tocado hacerlo varias veces, y aprendes mucho. Aprendes a trabajar cuando la energía está bajo mínimos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.