Más cine en

ATRESMEDIA CINE
'GOLPE DE EFECTO' | EL DIRECTOR VUELVE A LA INTERPRETACIÓN

Clint Eastwood y Justin Timberlake, dos ojeadores de béisbol enfrentados

El filme supone el regreso de Eastwood a la interpretación tras 'Gran Torino' (2008) y la primera vez que se pone en manos de otro director que no sea él mismo desde 'En la línea de fuego' (1993). Interpreta a un mítico cazatalentos al que ya la falla la vista. Justin Timberlake será su rival.

  • Trailer de 'Golpe de Efecto'
  • Trailer de 'Golpe de Efecto', la nueva película de Clint Eastwood como actor. Se mete a ojeador de beisbol.
  • Golpe de Efecto,
  • trailer-golpe-efecto
Video: seestrena.com

Agencias | EFE  |  Los Ángeles  | Actualizado el 19/09/2012 a las 12:05 horas

En pleno ojo del huracán tras su intervención en la Convención Republicana, Clint Eastwood no podía haber escogido un mejor momento para regresar al cine, esta vez solo como actor, con 'Golpe de Efecto' ('Trouble With the Curve'), una película sobre una relación paterno filial cuyo trasfondo gira en torno al béisbol.

"Después de tanto tiempo, llevo la interpretación en la sangre", dijo Eastwood, de 82 años, durante la presentación de la cinta en Los Ángeles. "Me gusta volver a ello".

"Cuando alcanzas cierta edad ya solo te alegras de haber llegado. Busco papeles que se ajusten a mis circunstancias. De lo contrario, sería ridículo. He disfrutado del viaje hasta ahora y pienso seguir haciéndolo. Espero que sea largo aún", añadió.

'Golpe de Efecto' supone el debut tras las cámaras de Robert Lorenz, productor ligado a los trabajos de Eastwood durante la última década y asistente de dirección suyo desde 'Los puentes de Madison' (1995).

Un ojeador con problemas de visión
Eastwood da vida a Gus Lobel, un histórico ojeador del béisbol al que la edad no perdona y cuyos problemas de visión comienzan a hacer mella en su trabajo, por no hablar de su desdén por las nuevas tecnologías, algo que preocupa a los directivos de su equipo, los Atlanta Braves.

En una última misión por probar su valía, seguirá los pasos de una joven promesa que podría ser la gran estrella de ese deporte en los próximos años, un juicio al que le someterá con la ayuda de su hija (Amy Adams), con la que nunca tuvo una relación cercana, y un ojeador rival (Justin Timberlake).

Eastwood, en su charla con los medios, comentó que no tuvo que hacer grandes ajustes ahora que él mismo no se daba las órdenes y que le resultaba "relajante" no encargarse de ambas facetas como director y actor a la vez, como ha sido habitual durante gran parte de su carrera.

"No creo que vaya a hacer las dos cosas a la vez de nuevo, al menos por ahora. Aunque también dije que me retiraba de la actuación tras 'Gran Torino' y eso cambió. A veces uno miente mucho", declaró entre risas. "Después de esa película pensé que era estúpido hacer ambas cosas. Llevaba así 40 años. Decidí buscar un poco más de confort", agregó.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana