Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

DE LUNES A VIERNES DE 12:15 A 12:45

LOS PROGRAMAS COMPLETOS
IDEAS PARA EL VERANO

Arroz con codornices

Se trata de una sabrosa receta de arroz redondo acompañada por codornices. Un plato único fácil de realizar y bastante económico.

Arroz con codornices
Ver vídeo ver el video

de 2

antena3.com Arroz con codornices - Parte 1
  • Arroz con codornices - Parte 1
    antena3.com Arroz con codornices - Parte 1
  • Arroz con codornices - Parte 2
    antena3.com Arroz con codornices - Parte 2

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 16/08/2012 a las 13:41 horas

Ingredientes (4p.):

- 300 gr. de arroz redondo

- 4 codornices

- 2 zanahorias

- 200 gr. de guisantes

- 1 cebolla

- 3 dientes de ajo

- agua

- aceite de oliva virgen extra

- sal

- pimienta

Elaboración:

Separa los muslitos y las pechugas de las codornices y reserva tanto la carne como las carcasas.

Para el caldo, pela y pica la cebolla y los dientes de ajo, y rehógalos en una cazuela con un chorrito de aceite. Sazona. Agrega los huesos de las codornices y dora un poco. Cubre con agua, pon a punto de sal y cuece todo durante 15 minutos. Pasado este tiempo, cuela y reserva el caldo.

Por otro lado, salpimienta las pechugas y los muslos de las codornices y dóralos en una cazuela con un chorrito de aceite. Retira a un plato.

Corta las zanahorias en daditos y rehoga junto con los guisantes en la misma cazuela donde hemos dorado las pechugas y los muslos de codorniz. Sazona. Añade el arroz, rehógalo e incorpora los muslos, las pechugas de las codornices y el caldo. Pon a punto de sal y cocínalo durante 18-20 minutos. Cubre con un trapo limpio y deja reposar 4-5 minutos. Sirve en plato hondo.

Consejo: Antes de consumir las zanahorias se deben limpiar con esmero. Resulta más conveniente rasparlas que pelarlas porque las vitaminas se acumulan cerca de la piel.

Compartir en:
Cerrar ventana
Cerrar ventana