NIÑOS ROBADOS

NIÑOS ROBADOS

Quique: "Voy a aprovechar estos 47 años perdidos con mi familia biológica"

Su historia nos ha emocionado a todos. Un "bebé robado", que después de 47 años ha conseguido encontrar a su verdadera familia. Quique ha estado en Espejo Público para contárnoslo en primera persona.

Enrique Olivert, Quique, ha estado con nosotros en Espejo Público para contarnos en primera persona su emotiva historia.

Quique nació en Bilbao el 31 de Mayo de 1965. Tiene 47 años. Ha localizado a su familia biológica, que había denunciado su robo. Gracias al banco de ADN pudo confirmar al 100% que estos son sus verdaderos padres. A su madre la hicieron firmar un documento para salir del hospital, y ver a su novio, porque no estaba casada, y no la dejaron volver nunca más. A él se lo llevaron de inmediato a la casa cuna de Bilbao. Su madre volvió varias veces al hospital a buscar a su hijo, pero las monjas nunca le confirmaron si su bebé estaba vivo o muerto. Por eso siempre mantuvo la esperanza.

Su madre le echa la culpa de todo a las monjas. Sus padres adoptivos siempre pensaron que era una adopción legal. Cree que sus padres no pagaron por él. Sus padres ya han fallecido, y nunca la ocultaron que fuera un niño adoptado. Todas las gestiones de su adopción se hicieron a través de una persona de Andalucía, de Huelva, que tenía contactos en el País Vasco. A sus padres les ofrecieron dos niños para que eligieran. ¿Por qué le eligieron a él? La clave de todo fue un descuido del notario que redactó la partida de nacimiento, y que puso el nombre  y los apellidos de su madre biológica, "cuando mis padres fallecieron empece a buscar por curiosidad y por el papeleo me di cuenta que algo no era normal" nos ha contado Quique.

Quique nos ha contado cómo fue el momento de ir a conocer a du familia biológica "en el avión estaba muy nervioso, primero me recibió mi hermana y luego mi padre pero mi madre no se atrevía a salir porque tenía miedo a mi reacción".

Además también ha hablado en espjo Público con su hermana Carolina que ha denunciado a las personas que han hecho esto "nosotros somos muy católicos pero a mi se me han derrumbado muchas cosas porque es curioso que detrás de todo esto estén monjas o curas y dinero de por medio". Nos ha contado que su madre lleva con depresión 47 años, desde que le pasó lo de Quique.

Quique tiene claro que va a aprovechar con sus padres biológicos estos 47 años que han estado separados y van a disfrutar de cada momento que puedan juntos, "para mi es una alegría haberles encontrado, hace unos meses nunca lo hubiese imaginado pero ahora ya estamos juntos, es momento de alegrarse por eso" afirma Quique. Además como curisidad Quique ha heredado de su padre su afición por el coleccionismo de relojes y navajas.

Una historia que tiene final feliz y supone una ventana abierta a la esperanza.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.