Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
AVALARON A SU HIJO Y AHORA LES DESAHUCIAN

"Que me dejen vivir en mi casa al menos hasta que muera"

La familia Araujo está en una situación límite. Mariano y Concepción están jubilados, tienen cinco hijos, la menor vive todavía con ellos. Su pesadilla empezó con el desahucio de uno de los chicos, para hacer frente a la deuda, la entidad de crédito también quiere quedarse con la vivienda paterna.

El drama de los abuelos avalistas ver el video

Seguro que te interesa...

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 22/11/2012 a las 11:04 horas

"Estoy así por haber hecho lo que cualquier padre haría por su hijo. Te pide un aval para una vivienda, y se la das", asegura un padre abatido. Mariano no puede hacer frente con su pensión a los ochocientos euros que le exigen, y denuncia que la voracidad de la entidad de crédito es insaciable. "Mi hijo pierde su vivienda, lo que ha pagado anteriormente. Pretenden cobrarme a mí la hipoteca de este piso y, si pretenden quitarles a mis suegros el porcentaje que sea, que no lo se. ¿Cuánto quieren ganar?".

Todavía no tienen claro como puede influir en su caso la nueva legislación. Tanto él como Concepción son enfermos crónicos auquejados de varias enfermedades, a Mariano le han operado tres veces de hernias de disco lleva una bomba de morfina para superar el dolor. "Yo con 73 años, qué trabajo voy a buscar. Quién nos va a dar un trabajo o nos va a dar nada".

Mariano tampoco cree que ellos sean los únicos responsables. El banco concedió una ampliación de hipoteca a su hijo a pesar de su situación de desempleo. "Lo que no me explico es cómo el banco le puede dar a una persona un crédito así, estando en el paro".

Mariano puede perder una casa que pagó completamente hace 40 años, pero le queda la última esperanza de llegar aun acuerdo con el banco. "Ya que me la quitan, que al menos me dejen vivir en ella de por vida sin ningún tipo de gasto. Entonces, cuando yo muera, la herencia que podrían tener mis hijos, aunque fuera una porquería, pues que se queden sin ella para que estos señores me la roben".

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana