TRAS 37 DÍAS ENCERRADO EN EL SALVADOR

TRAS 37 DÍAS ENCERRADO EN EL SALVADOR

Padre Toño: "Mi pecado ha sido hablar de lo que nadie quiere hablar"

Tras pasar un mes en una prisión de El Salvador acusado de pertenecer a una mara, el padre Toño ha hablado en Espejo Público, sobre la injusticia de su acusación y sobre su experiencia en prisión.

El infierno del Padre Toño se remonta al 29 de agosto cuando fue detenido y acusado de pertenecer a una mara salvadoreña. A partir de ese día Toño ha pasado 37 días en prisión en condiciones infrahumanas y a su vuelta ha hablado en Espejo Público de la injusticia de su encarcelamiento.

La tarea del Padre Toño en El Salvador, uno de los países considerados más peligrosos del mundo, era ejercer su labor como sacerdote y ayudar a los integrantes de las maras, las bandas dedicadas a cometer actos delictivos, a reintegrarse en la sociedad.

El Padre Toño asegura que su pecado fue "dar voz a aquellos a los que no interesa que hablen". Tras 20 horas de juicio y una estancia de un mes durmiendo en un colchón en el suelo "los fiscales me ofrecieron negociar y negocié, me vi obligado a confesar aunque no haya sido verdad".

Así describe el sacerdote su dura estancia en prisión, un lugar en el que no existe la ley. Algo parecido a lo que ocurre en todo el país, el cuarto más peligroso del mudo, y así lo denuncia Toño: "Han convertido los asesinatos entre jóvenes en un juego de niños".

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.