EL CONGRESO TIENE GUARDERÍA DESDE 2006

EL CONGRESO TIENE GUARDERÍA DESDE 2006

Las otras diputadas que han reivindicado la conciliación familiar

El caso del pequeño Diego no es el único. Carolina Bescansa no es la primera politica española que lleva a su hijo a las instituciones.

La senadora del PSC, Iolanda Pineda, acudió en mayo de 2012 a la Cámara Alta con su recién nacido en brazos tras su baja de maternidad para pedir que se instaurase en el Senado el voto telemático que ya existía en el Congreso desde 2011.

El ejemplo más llamativo es la de la eurodiputada italiana Licia Ronzulli, que llevó durante años a su bebé a las sesiones del Parlamento Europeo. Pero Ronzulli tampoco fue la primera. En abril de 2009, la eurodiputada Hanne Dahl, a quien se le apodó la "euromadre", acudió a un pleno a votar con su hija de dos meses. La explicación que dio es de lo más cotidiana: "No me quedó más remedio, mi marido tenía que acudir a una reunión en Copenhague. Me la llevé porque tenía que votar".

Solo hay que remontarse unos pocos meses para encontrar otra escena de este tipo, de nuevo, en el Parlamento Europeo. La política del Movimiento 5 Estrellas, Daniela Aiuto, llevó el pasado verano a su bebé a una de las sesiones. "No fue una decisión planificada, sino una necesidad del momento. Mi hija es aún muy pequeña y estoy promoviendo y practicando la lactancia materna a demanda, por lo que las horas de trabajo y las necesidades personales no siempre coinciden". Mujeres de todo corte político y un mismo objetico: visibilizar la dificultad de conciliación que demandan muchas madres.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.