Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

DE LUNES A VIERNES DE 9:00 A 12:15

Los mejores vídeos
DATOS DE LA INVESTIGACIÓN

El ordenador personal de Alfonso Basterra, limpio de huellas

El portátil de Alfonso Basterra permaneció oculto desde que Asunta fuera asesinada y sospechosamente apareció a simple vista en la casa de Alfonso durante el tercer registro que los agentes hicieron a la vivienda. Curiosamente no hay huellas de los padres en él, a pesar de ser de su uso diario

El ordenador personal de Alfonso Basterra, limpio de huellas ver el video
Video: antena3.com

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 26/02/2014 a las 12:29 horas

Espejo Público ha tenido acceso a los primeros datos del análisis a este ordenador del laboratorio de criminalística. Datos sumamente relevantes porque confirmarían las sospechas de los investigadores. El portátil se habría escondido para eliminar determinada información. Su análisis es contundente. No hay por ninguna parte huella alguna de su propietario, Alfonso Basterra. Un hombre, periodista, que usaba el dispositivo a diario para su trabajo. Alguien limpió a conciencia el aparato. Tras analizar concienzudamente el ordenador, solo detectan 5 huellas. Los agentes las cotegan con las reseñas dactilares de Alfonso Basterra y de Rosario Porto. Ninguna coincide. Ni con la del padre de Asunta, ni con la de la madre. Y lo que es más sorprendete. 4 de las huellas son de una persona sin identificar, sin antecedentes.

¿A quién pertenecen esas huellas? Los investigadores apuntan a esa tercera persona con la que habría contado Alfonso para ocultar el portátil y borrar toda prueba. Y las zonas donde localizan cada una de esas huellas lo corroborarían. Descubren dos dactilares en la batería. Y otra más, en el reverso del disco duro. Dos zonas del interior del dispositivo que sugieren que fue abierto y que esa tercera persona tuvo acceso al disco duro para manipularlo.  En el reverso del portátil, se localiza otra huella. En este caso palmar de la mano de esa persona sin identificar. Pero no hay ninguna huella en la parte externa del ordenador. Ni tan siquiera en el asa del maletín donde fue guardado y depositado con posterioridad en la casa de Basterra.

Una limpieza profunda a la que sobrevivió una única huella de la familia. La encuentran en el reverso del interior del lector de DVD del portátil. Una zona que se le pasó a quién manipuló el ordenador. Grave error. Esa huella pertenece al dedo índice izquierdo de Asunta.

Compartir en: