LA INVESTIGACIÓN SIGUE ABIERTA

LA INVESTIGACIÓN SIGUE ABIERTA

Una millonaria deuda podría estar tras el intento de secuestro del ex presidente del Valencia CF

El mundo del fútbol no deja de sorprendernos a todos. Hace pocas horas nos sobresaltábamos con la noticia de que el expresidente del Valencia, Juan Soler, habría intentado secuestrar a su sucesor en el cargo. El motivo podría ser una millonaria deuda.

Juan Soler, ex presidente del Valencia, esta acusado de tentativa de secuestro de otro ex presidente del club, Vicente Soriano. La policía tambien ha detenido a Ciro d'Anna, un italiano copropietario de una cocktelería en el Mercado de Colón en la capital del Turia. Él sería el intermediario usado por Soler para contratar un sicario por una suma de entre 50 y 100.000 euros para realizar el trabajo.

Hace dos semanas los agentes avisan a Soriano de que su vida corre peligro. Le recomiendan que no salga de casa y, si lo hace, sea con proteción. Tras varios días de inquietud para el empresario, la policía cierra el caso y señala a Soler, del cual tienen un vídeo incriminatorio, como presunto inductor del secuestro.

El móvil sería una deuda impagada de 85 millones de euros que Soriano contrajo al comprarle a Soler sus acciones del Valencia en 2009. Soriano planea revenderlas a la empresa de inversiones uruguaya Dalport. El negocio parece hecho, pero el comprador se echa atrás en el último momento. Dejándo a Soriano, a Soler y al Valencia en la estacada, lo que desata la indignacion de los socios contra ambos.

Desde entonces, Soler intenta cobrar en los tribunales. Dos sentencias, una de ellas del Supremo, obligan a Soriano a pagarle 65 millones de euros que hasta hoy no ha abonado. Motivo por el cual Soler podría haber orquestado su secuestro.

Los mas vistos

Venus Gillette

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.