SOSPECHAS DE LA POLICÍA

SOSPECHAS DE LA POLICÍA

¿Intentó Arturo Fernández engañar al pequeño Nicolás?

Los nombres de Arturo Fernández y de Francisco Nicolás cada vez a parecen más unidos que nunca. La Policía asegura que el empresario madrileño habría intentado engañar a joven Nicolás en una operación de cerca de 4 millones de euros.

Arturo Fernández pudo hacerle "un Nicolás" al propio Francisco Nicolás. El empresario habría intentado estafar al joven en uno de los negocios que tenían entre manos. En un contrato, firmado por los dos amigos, el joven se compometía a inyectar 4 millones de euros en una de las sociedades del ex presidente de la patronal madrileña, a cambio de activos, es decir, de acciones. Pues bien, la policía asegura que el empresario falsificó las cuentas de una sociedad que estaba en la absoluta quiebra, aumentando sus cifras. También dicen que introdujo cuentas falsas en la documentación para demostrar la buena salud de su empresa y animar al joven a invertir.

Pero esta operación entre Arturo Fernández y Francisco Nicolás no llegó a buen puerto, por lo que la estafa no se llegó a ejecutar. Una semana después de esta firma ante notario, se redactaba otro escrito anulando el negocio. En este nuevo documento se aseguraba que el joven no estaba en condiciones de facilitar el préstamo, no tenía los 4 millones de euros. Si se llega a elevar a público el primer contrato, según la Policía, Arturo Fernández hubiera cometido dos delitos: uno de falsedad de documento público y otro contra la Hacienda Pública. Los investigadores aseguran que Francisco Nicolás nunca entregó los 4 millones de euros al empresario.

Pero si realmente nunca le prestó el dinero, ¿por qué en la agenda incautada en el registro de la casa de la calle Maudes, aparece el nombre de Arturo y al lado la cifra de 4 millones? A raíz de estas anotaciones,  la policía ha pedido que se les proporcione las cuentas a nombre de Francisco Nicolás para comprobar si hubo movimientos de dinero a empresarios y políticos. También han pedido las cuentas de funcionarios que tenían relación con el joven. Alegan que podría haberlos pagado a cambio de información o coches oficiales.

Uno de los que está siendo observado es el coordinador de seguridad del ayuntamiento de Madrid, el máximo responsable de la policía de la capital, Emilio García Grande. Intercambiaban whatssap con palabras en clave pero fácilmente descifrables. También han pedido las cuentas del guardia civil que le ayudó a, presuntamente, colar en la proclamación del rey a Catalina Hoffman, y de los dos policías municipales que le proporcionaban información confidencial, como matrículas. Arturo Fernández, un coordinador de seguridad, guardia civiles, policías municipales, todo el que es tocado por la varita de Francisco Nicolás, acaba siendo investigado.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.