Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar

DE LUNES A VIERNES DE 9:00 A 12:15

Los mejores vídeos
NIÑOS ROBADOS

La primera denuncia de robo de niños recurrirá a Europa

Fue la primera denuncia en España del robo de un bebé. Es la historia de Eduardo, un granadino que ha luchado sin descanso para demostrar que su hija no murió en 1990.

Eduardo recurrirá al Parlamento europeo ver el video

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 25/07/2012 a las 12:13 horas

Eduardo y Gloria tuvieron una niña en el Hospital Clínico de Granada en 1990.   Pocos días después del parto les comunicaron que había fallecido víctima de una extrañísima enfermedad hepática. Ellos sospechan que fueron víctimas de un cambiazo, que les quitaron a su bebé sano y les dieron una niña agonizante. Eduardo sólo pudo ver a su hija de manera fugaz, cuando la trasladaban a la UCI desde el paritorio pero fue suficiente para darse cuenta de que el bebé que le mostraron horas después no era el suyo.

Enterraron a la niña en el panteón familiar del cementerio de San José.   Las sospechas de que no se trataba de su hija crecían

Eduardo Raya estudió derecho, se hizo abogado investigó sus propio caso hasta el mínimo detalle, consiguió mucha información, alguna referente equipo médico del Hospital Clínico de Granada  muy inquietante: en 1990 un ginecólogo del vendió un recién nacido y falsificó documentos para que pasase por hijo biológico de los padres compradores. Por estos hechos el médico fue condenado a dos años de prisión y el pago de una multa. Eduardo Raya puso la primera denuncia en España por la causa de los robos de bebés. En 2009 exhumó los restos de la niña enterrada. Lo hizo ante notario y con el técnico de un laboratorio genético.  Encontraron cabellos y huesecillos. El análisis confirmó categóricamente que la niña no era la suya. Repitió la prueba en otro laboratorio con idéntico resultado. Ayer mismo, otro centro,  ratificó por tercera vez el diagnóstico. Sorprendentemente el Instituto Nacional de Toxicología asegura que no tiene restos biológicos suficientes para realizar la prueba de ADN.  Para complicar más el caso aparece dos décadas después una prueba sorpresa.

Ahora son los padres quienes dudan porque encargan un análisis de ese trocito de hígado y el resultado estremece, se trata del hígado de un adulto.  A pesar de todos estos interrogantes la jueza ha archivado el caso. Denuncian el 'ocultamiento' y van a acudiar al Parlamento Europeo para poner de relieve lo que está ocurriendo.

Compartir en:
PUBLICIDAD
Cerrar ventana
Cerrar ventana