CRIMEN SIN RESOLVER

CRIMEN SIN RESOLVER

Desvelamos nuevas pistas sobre el crimen de Susana Acebes

Un crimen sin resolver puede dar un giro sorprendente 14 años después.  El relato de los testigos podría provocar que se reactive la investigación del crimen de Susana Acebes.

El crimen de Susana Acebes Carballés, de 26 años, asesinada en su casa de la capital zamorana en la noche del 16 de septiembre de 2000 sigue pendiente de resolución. Se ha interrogado a más de 200 personas, se han realizado pruebas de ADN, se han colocado carteles por toda la provincia y se han rastreados decenas de líneas telefónicas.

Las nuevas pistas del asesinato de Susana Acebes pueden llevar el caso hasta la Unidad de delincuencia especializada en violencia. Su marido manipuló la escena del crimen y dejó incluso preservativo con semen de otra persona. El cuerpo de Susana Acebes fue localizado por su hermana en su domicilio, al que accedió después de que la fallecida no llegara a una cita que habían fijado para la tarde anterior. Su hermana había sido estrangulada con su propia camiseta tras recibir varios golpes en la cabeza, presumiblemente mientras dormía. El autor del crimen limpió de manera concienzuda todas las posibles huellas que pudiera haber dejado en la casa. La cerradura de la vivienda no estaba forzada y las ventanas se encontraban todas cerrada.

El relato de los testigos podría provocar que se reactive la investigación del crimen de Susana Acebes. Tanto es así, que estas nuevas pìstas pueden llevar el caso hasta la Unidad de delincuencia especializada en violencia.

La policía mantuvo desde un primer momento que el autor del asesinato de Susana Acebes se encuentra en el entorno social de la joven y que el crimen tuvo un carácter pasional, pero no se ha podido llegar más allá. La familia de la joven  sigue señalando como responsable del terrible crimen a la última pareja de quien murió de madrugada, golpeada mientras dormía en la cabeza con un objeto contundente —que la policía nunca localizó— y estrangulada en el suelo, boca abajo, con una de sus camisetas.

Hablamos en exclusiva con la posterior pareja de este hombre. Una mujer que le denunció por maltrato y confesó que la amenazó de muerte si abría unas maletas que guardaba en secreto en la casa que compartían. Los agentes descubrirían en la maleta varios objetos inquietantes relacionados con el crimen de Susana: una trenza de la víctima, recortes de prensa del caso e incluso su partida de defunción.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.