EXCLUSIVA ESPEJO PÚBLICO

EXCLUSIVA ESPEJO PÚBLICO

Desvelamos la declaración del pequeño Nicolás tras ser detenido

Espejo Público ha tenido acceso a la declaración de Nicolás al ser detenido por la policía. Un documento que no tiene desperdicio, en el que aparecen nombres muy importantes en este país.

Una semana antes de la detención de Francisco Nicolás, el empresario Javier Martínez de la Hidalga le conoce en Embassy, el conocido local madrileño. Una auténtica casualidad porque el empresario acudía a comer con unos amigos cuando en una de las mesas se encontraba el pequeño Nicolás acompañado de dos reputadas personalidades. El empresario les conocía y se acercó a saludarles. Le extraño la presencia de este joven y se interesó por saber quién era.  El pequeño Nicolás se presentó e hizo gala de sus “credenciales”.  Sus acompañantes  -ante la perplejidad de Javier Martínez de la Hidalga- le dijeron que era verdad lo que estaba escuchando.  Entonces, el empresario le dijo: “Bueno pues si conoces a tanta gente y tienes tanta influencia, véndeme la finca  “Alamedilla”. Nicolás no lo dudo y le respondió que sin problema, que se la podía vender y que tenía compradores y tenía relaciones con gente de muy, muy alto nivel. Cinco días después de esta conversación un amigo del empresario llevó al joven hasta la citada finca toledana. Se le entregó un dossier con las características y fotografías de la “Alamedilla”. Al día siguiente, el empresario y el joven acuden a una sucursal del Banco de Santander,  cercana a la calle Ayala, a retirar 25.000 € en efectivo.  El empresario le entrega esta cantidad en dos sobres, uno contiene 15.000 y otro 10.000€. Dicha cantidad era para que el pequeño Nicolás viajara al extranjero y entrevistarse con los posibles compradores. El destino, en concreto, nos dicen que es Guinea.

Cuando el empresario le dice a su abogado el dinero que le ha entregado, este le dice que es una cifra elevada y que le devuelva 10.000€. El pequeño Nicolás acude al bufete del abogado para devolverle ese dinero que le reclaman. Lo asombroso es que Francisco Nicolás lleva un recibo legal,  amparándose en la legislación civil para la devolución del dinero indicando de donde procedía esa cantidad. Este recibo –según nuestras fuentes- es auténtico.  Al menos, figuraba el logo de una destacada institución.

El pequeño Nicolás no llegó a hacer ninguna gestión porque a las pocas horas era detenido.

El empresario confía en recuperar esos 15.000€. No le ha denunciado, ni piensa hacerlo.  A Javier Martínez de la Hidalga le abordaron unos policías en el portal de su casa y le advirtieron que era víctima de una estafa y se lo llevaron a declarar a una  dependencia  policial que no era ninguna comisaría. Estas mismas fuentes nos recalcan que el que hace las diligencias, sorprendentemente, es la Brigada de Asuntos Internos de la Policía que, en teoría, solo se dedica a delitos cometidos por  policías.

EXCLUSIVA - Desvelamos la declaración del pequeño Nicolás tras ser detenido

El pequeño Nicolás, nos dicen nuestras fuentes, reconoce que le han “quemado”, y que han truncado su posible carrera tanto política como empresarial. También nos apuntan que este chico nunca llegará a contar toda la verdad.

"Me doy cuenta un día de que me sigue una moto. Apunto la matrícula y aviso al CNI del problema. Pido información a dos organismos sobre la titularidad de la matrícula. Me dicen, en un caso, que aparece sin datos y, en el otro, que figura en la base como placa reservada a la Secretaría de Estado destinada a  los Servicios Generales". El pequeño Nicolás ya no se sentía a salvo. Intuía que algo ocurría, pero ni sospechaba que el principio de su fin se cernía sobre él.

"Recibo días después una llamada de un alto cargo de Zarzuela, justo una semana antes de mi detención. Me avisa de que mi teléfono no es seguro. Cuelgo y le pido al conductor que me preste su móvil. Mando un sms para que me llamen al número limpio. Este alto cargo de Zarzuela llama al número del conductor y me explica que tengo el teléfono intervenido y que es mejor que me olvide de todo y me dedique sólo a la universidad. Me advierte de que tuviese mucho cuidado. Manifiesto mi asombro y él me explica que tiene prohibido ponerse en contacto conmigo, pero que por lealtad y por haber trasmitido siempre lo que se me ha comunicado, lo pone en mi conocimiento". Detalla Fran en esas 7 horas de declaración tras haber pasado 3 días en los calabozos, algunos de sus negocios.

Operaciones como esta:"Javier Martínez de la Hidalga me da 25.000 euros en concepto de comisión por la venta de una finca suya. El dinero es en depósito. A las pocas horas de habérmelo entregado me dice que necesita que le devuelva 10.000 porque le han surgido unos pagos imprevistos. Acudo a un despacho, lo entrego y queda constancia de mi devolución".

Detalla sus negocios y desmiente haber empleado ninguna argucia para asistir a ningún acto oficial: "Nunca me he colado en ningún acto. Siempre he acudido con mi invitación personal e intransferible", declara.

Ofrece toda clase de datos de personas poderosas de este país, nombres, apellidos, lugares de reuniones y contenidos de las mismas. Asegura que oficialmente no pertenece al CNI y que no ha cobrado, pero que sí que ha colaborado y ha estado en sus instalaciones. Describe el  recinto por dentro, las estancias reservadas. Y realiza una extensa lista de nombres y cargos de personas de la Casa. Datos imposibles de conocer si como se dice: no estás dentro. "Podéis comprobarlos todos porque son verdad".

Así se lo dice a los agentes que le preguntan cómo es posible que con su juventud se codee con el Presidente José María Aznar y su mujer Ana Botella. El pequeño Nicolás es rotundo y conciso:"Yo soy el encargado de organizar actos de los jóvenes en la Fundación Faes".

Contactos auténticos que se trasladan a objetos también auténticos. En el registro de la casa del pequeño Nicolás. Los agentes peinan sólo dos habitaciones. Allí encuentran unos portafolios de la Casa Real. Durante la declaración le preguntan si es auténtico. "Por supuesto que es auténtico". Lo mismo ocurre con las placas de  policía local y guardia civil localizadas en su habitación: "Son placas emblema. Son verdaderas. Me las regalaron sus dueños. La primera hace 5 años, la segunda más recientemente. Son legales, pero nunca he hecho uso de ellas". Ante la incrédula mirada de investigadores que le doblan la edad, todo cuadra. No cuenta todo lo que sabe, pero no miente.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.