CONDUCÍA A MÁS DE 200 KILÓMETROS POR HORA

CONDUCÍA A MÁS DE 200 KILÓMETROS POR HORA

Un conductor temerario queda impune tras provocar dos muertos

Ana Isabel Buiza falleció hace cinco años en un accidente de tráfico. El conductor iba a 170 kilómetros por hora en una zona donde la velocidad máxima estaba fijada a 80. Ni retirada de carné, ni multa, el conductor está completamente libre.

Sus padres presentaron una denuncia por la conducta «temeraria e imprudente» del conductor, que resultó ileso. Se le juzgó por una falta y quedó sin pena por un retraso judicial. Les han dicho que el caso está prescrito. Por el accidente en el que la joven Ana falleció, al conductor no le han retirado el carné de conducir ni ha tenido que pagar ninguna multa.

Viajaban cinco jóvenes en el coche. Dos fallecieron y un tercero ha quedado con graves secuelas, pero según la juez del caso, el caso ha prescrito y el conductor temerario no ha recibido ningún castigo. "Queremos que se haga Justicia", reclaman sus padres cinco años después. Recurso tras recurso, los plazos se han ido cumpliendo y el delito no se ha juzgado, por lo que ha quedado prescrito. El joven "kamikaze" sigue conduciendo y en su historial no aparece ningún delito.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.