Atresmedia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y realizar tareas de análisis.

Al continuar con tu navegación entendemos que das tu consentimiento a nuestra política de cookies.

Continuar

DE LUNES A VIERNES DE 9:00 A 12:15

Los mejores vídeos
ASESINATO DE MIRIAM

Las pruebas que incriminan a Jonathan Moya

El asesino de la pequeña Miriam intentó engañar a la Guardia Civil el día del crimen de la niña. En Espejo Público te contamos las pruebas que delatan a Jonathan Moya como el asesino de la pequeña Miriam en Almería y la reacción de los vecinos de la comarca.

Las pruebas que delatan a Jonathan Moya

de 2

antena3.com Las pruebas que delatan a Jonathan Moya
  • Las pruebas que delatan a Jonathan Moya
    antena3.com Las pruebas que delatan a Jonathan Moya
  • Perfil del asesino del bebé de Almería
    antena3.com Perfil del asesino del bebé de Almería

antena3.com  |  Madrid  | Actualizado el 31/12/2012 a las 11:26 horas

Antecedentes penales por estafa, hurtos y robo de vehículos que después vendía. Detenido al menos 17 veces, ha estado en prisión en dos ocasiones, aunque durante no mucho tiempo. La última de ellas fue su propia familia quien le sacó de la cárcel, aunque dicen estar ya muy cansados de él. "Siempre consigue salir pronto de la cárcel, y durante mucho tiempo ha sabido montárselo muy bien" cuentan sus vecinos.

Otros lo describen como un auténtico buscavidas. Llegó a vender en los mercadillos ambulantes para salir adelante. También quiso trabajar en la construcción y pidió trabajo al Ayuntamiento, pero poco tiempo después comenzó a vivir a caballo entre distintos municipios de la zona, y también en otras provincias como Madrid y Zaragoza. Ya había cometido chantaje en ocasiones anteriores a cambio de dinero.

Una larga lista de antecedentes penales para un joven de tan sólo 25 años, que no termina aquí. En su expediente delictivo también figura la usurpación de identidad. Jonathan Moya, conocido, igual que su padre, como "El Madriles", se hizo pasar en varias ocasiones como agente de la Guardia Civil. Tenía una placa con la que se paseaba en muchas ocasiones, según cuentas sus vecinos. Muy conocido en el barrio, y no precisamente por sus bondades. En su entorno ya conocían sus problemas con la Justicia, pero jamás llegarían a pensar que era capaz de asesinar a la hija de su pareja, un bebé de tan sólo 16 meses.

Compartir en: